El Observador +

Este sitio está optimizado para 1024 x 768 o superior.

Ir a la versión Mobile

9º C

Montevideo
H 81 %

Buscar

Sábado 21 de Octubre de 2017

Ver Páginas
Buscar

Noticias en la web - TECNOLOGÍA

Noticias en la web - TECNOLOGÍA | Edición del día Lunes 23 de Octubre de 2017

El futuro según el hombre que vendió un asteroide virtual por US$ 600 mil

Jon "Neverdie" Jacobs ha logrado forjar una suerte de imperio en la economía virtual del videojuego Entropia Universe

Autos que se conducen solos, computadoras capaces de responder al lenguaje natural, máquinas que hacen acertadas predicciones gracias a complejos algorítmos. En los próximos 10 o 20 años, el 54% de los empleos ocupados en la actualidad en Uruguay corren riesgo de ser eliminados producto del desarrollo tecnológico de la inteligencia artificial, según reveló un estudio reciente del IEEM, la Escuela de Negocios de la Universidad de Montevideo. Y lejos de ser un problema local, millones de puestos de trabajo en todo el mundo están en riesgo de desaparecer por el avance tecnológico.

¿Qué hará la Humanidad con el tiempo libre que ganará? ¿Cómo se obtendrá el dinero para sobrevivir? Para el empresario de los videojuegos, Jon Jacobs, quien visitó Uruguay como orador de la pasada edición del GameLab, la respuesta no está en este mundo, ni siquiera en esta dimensión. El futuro es la realidad virtual y jugar para vivir.

Jacobs es un actor estadounidense que no ganaba suficiente dinero para pagar las cuentas, pero que en vez de ser mozo en un bar, se dedicó a forjar un imperio en Entropia Universe, un videojuego en el que se utiliza dinero real. Así, un jugador puede comprar una espada virtual que otro jugador elaboró con cobre virtual que extrajo de un remoto planeta de esta realidad ficticia.

En el videojuego, Jacobs se hizo famoso bajo el seudónimo de Neverdie, al venderle a otro jugador un asteroide rico en minerales virtuales por más de US$ 600 mil. "Creo que finalmente fue un buen negocio para ambas partes, porque el que lo compró hizo mucho dinero con los bienes que extrajo de él", dijo Jacobs a Café & Negocios como si hablara de la venta de un terreno rico en minerales, o una tierra fértil para el cultivo, en el mundo real.

En la actualidad Jacobs es el director de Neverdie Studio, una compañía que -en asociación con los creadores de Entropia Universe-, genera contenido para expandir este mundo virtual. Tal es el caso del planeta Rocktropia, "la capital musical de la realidad virtual", o Zombie Kong, una zona que como su nombre indica está minada de zombies y de un gigantesco King Kong que fue realizada para Universal Studios.

"Ahora mi trabajo es expandir Entropia Universe para generar más oportunidades para sus jugadores", dijo Jacobs.

Una economía virtual

El lanzamiento de Super Mario Run de Nintendo no tuvo el éxito esperado por la compañía nipona. De hecho, sus acciones cayeron 5,6% en la Bolsa de Tokyo el mismo día de su llegada a las tiendas de aplicaciones. Para los analistas, la principal razón es su modelo de negocios.

La mayoría de los videojuegos en dispositivos móviles se ofrecen gratis y logran monetizar a través de microtransacciones, es decir pagos por tener una vida extra o un objeto que hace más sencilla la aventura. En cambio, Super Mario Run se ofrece por un costo base que aporta todo el contenido.

Para Jacobs, esto demuestra que hay cada vez más personas dispuestas a pagar con dinero real por mejoras en los juegos, pero actualmente solo se benefician los desarrolladores. En lugar de eso, títulos como Entropia Universe permite que los jugadores generen las mejoras y al vendérselas a otros ganen dinero.

"Algunas personas están dispuestos a pagar dinero real por ciertos objetos, porque no tienen el tiempo para producir un bien, de la misma forma que tú puedes hacer tu propia ropa en la vida real, pero no cuentas con el tiempo, la habilidad o el interés para producirla tú mismo", agregó Jacobs.
Los juegos basados en una economía real permiten a los jugadores obtener ingresos extrayendo materiales que pueden utilizarse para producir bienes virtuales de mayor valor, o bien extraer tesoros de los restos de los monstruos eliminados.

El empresario explicó que las desarrolladoras de este tipo de videojuegos se benefician de toda la economía inmersa en la realidad virtual. Por ejemplo, una espada cuyo precio inicial fue de US$ 10 va perdiendo valor a medida que es utilizada, hasta quedar en
US$ 8. La diferencia entre el precio inicial y el otro es lo que gana la compañía responsable del juego.

Más que un nicho

La visión de Jacobs es que en el futuro las personas podrán ganarse la vida en videojuegos, cazando, recolectando materiales o fabricando objetos en universos virtuales. Para ello, estas economías alternativas deberían ser algo más que un nicho como lo es ahora, admitió.

Para convertir la economía virtual en algo masivo el empresario opina que se debería crear una única plataforma, que funcione con una economía real, en la que distintos desarrolladores generen diferentes videojuegos.

Jacobs dijo que la mayoría de los desarrolladores no están viendo esta posibilidad, pero que eso va a cambiar. "Los jugadores esperan que les ofrezcan valor por su tiempo (...) hoy muchos quieren jugar pero no pueden hacerlo porque tienen otras responsabilidades".

El presidente de un universo ficticio

Jon Jacobs es un personaje excéntrico que despertó la curiosidad del mundo al demostrar que era posible vivir de jugar, mucho antes de que deportes electrónicos (llamados e-sport) alcanzaran un nivel profesional. Según Business Insider este tipo de competencias mueve US$ 1.000 millones a nivel mundial-.

En 2015 Jacobs se presentó a una elección en Internet para ocupar el cargo de presidente de la realidad virtual. Con el objetivo de liderar la creación de un mundo que "dé las mismas oportunidades a personas de distintos lugares del mundo, sin importar si son fuertes, altos, guapos", dijo a Café & Negocios. En la votación se llevó el 70% de los votos, pero no supo señalar cuántas personas lo votaron.

"Es posible crear puestos de trabajo donde no importe la economía local del país en el que alguien nació", porque en la realidad virtual no existen países ni fronteras. Jacobs, que es estadounidense, se refirió a esta posibilidad como un "Amevrica dream", al que definió como el sueño americano en el mundo virtual (vr significa realidad virtual).

Ingreso Usuarios

Mensaje de error

Enviando...

Olvidé mi Contraseña

Ingresa tu casilla de e-mail para reestablecer tu contraseña.

Enviar

Aviso de suscripción

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua.